XVIII Salón del Manga en Barcelona


Murakami, Haruki (7)

Esta es la bibliografía que hemos usado para el artículo de Murakami. 

EXPO '70 COMMEMORATIVE PARK. “The Expo ’70 Commemorative Park was built on the site of the Japan World Exposition 1970.” [en línea] URL: click aquí. (Última cita: 30/05/2011).

MUSSARI, Mark. Haruki Murakami. Malaysia. Marshall Cavendish Corporation. 2011. [en línea].URL: Click aquí. (Última consulta: 23 de mayo 2011)

OSAKABE, YOSHIO. “List of novels by MURAKAMI”. [en línea]. URL: click aquí. (Última consulta: 01/06/2011).

SEATS, Michael. Haruki Murakami: The Simulacrum in Contemporary Japanese Culture. Plymouth (Reino Unido). Lexington Books: 2009

TIMES NEWSPAPERS LTD. “Ten things you need to know about Haruki Murakami”. [en línea].URL: click aquí (Última consulta: 01/06/2011).

TODO WEBS, “Tokyo 1964”. [en línea] URL: click aquí (Última consulta: 31/05/2011)

TOKYO KURENAIDAN. “ 村上春樹と芥川賞” [en línea] URL: click aquí (Última consulta: 01/06/2011)

TUSQUETS EDICIONES. “Haruki Murakami”. [en línea]. URL: click aquí (Última consulta: 01/06/2011).

Murakami, Haruki (6)


Estas son las diez cosas que hay que saber sobre Murakami.

1. MURAKAMI DIVIDE A LA GENTE

Básicamente entre los que le adoran y los que le critican. En junio de 2000, los miembros del programa de televisión alemán sobre literatura llamado “Das Literarische Quarttet” tuvieron un fuerte enfrentamiento, hasta tal punto que uno de ellos decidió abandonarlo tras 12 años participando en él. La opinión está dividida de forma similar en Japón. Mientras que los lectores más jóvenes le adoran e incluso deciden estudiar en su alma mater, la universidad de Waseda, muchos estratos de la literatura japonesa creen que es un artista pop, descuidado y demasiado  occidentalizado. Los primeros ingresan en Waseda con la esperanza de poder vivr en un dormitorio como el que se describe en Tokyo Blues (Norwegian no mori); los segundo prefieren un estilo literario más formal como el de Mishima, Tanizaki o Kawabata.
2. MURAKAMI ES MUY INFLUYENTE

Como muchísimos novelistas japoneses, la trama y el estilo de Sofia Coppola en Lost in Translation están en parte inspirados por las obras de Murakami. David Mitchell, quien ha sido nomidado dos veces para el premio Booker, le debe mucho ya que estuvo leyendo sus novelas mientras enseñaba en Japón. De hecho, el título de su novel, Number 9 dream, es un tributo a Tokyo Blues (Norwegian wood) ya que ambas son canciones de los Beatles. Entre otros, la compañía de teatro Complicite adaptó Zo no Shometsu en 2003 y la banda Grateful Dead-style jam band Sound Trube Sector 9 puso música a una película de 2007 que versionaba la historia Kami no Kodomotachi wa Mina odoru.

3. DE SUS LIBROS NO SALDRÍA UNA BUENA SINOPSIS PARA UNA PELÍCULA

El Times considera a Murakami la lectura requerida para todo adolescente angustiado. Murakami mezcla lo mundano (como minuciosas descripciones de prepartivos de comida) con lo fantástico. Sus protagonistas suelen ser personas normales intentando salir adelante en la vida hasta que una etérea presencia masculina les endereza hacia el camino correcto, muchas veces literalmente. En Kami no Kodomotachi wa Mina odoru, Yoshiya, un joven que trabaja en una empresa de publicidad, se despierta con resaca un día y se dirige a su trabajo un poco más tarde que de costumbre. Esa misma noche en el tren de regreso a casa, ve a un hombre que le recuerda físicamente a su padre ausente. Le sigue por el tren y por calles vacías hasta que llega a una pista de baseball desierta. El hombre desaparece, y Yoshiya se queda de pie en la zona del lanzador simplemente bailando, mientras sopla un frío aire.

4. MURAKAMI ESTÁ DIVIDO CON RESPECTO A SU PATRIA

Sus padres le enseñaron literatura japonesa ya que ambos eran profesores, pero él siempre prefirió novelas de segunda mano de ficción barata que compraba en el puerto de Kobe. Es un fan declarado de la música occidental y odia el formalismo de mishima. En 1987, Tokyo Blues obtuvo un gran éxito que lo convertió en una estrella, cosa que él odiaba y temía. En Diciembre de 1988 decidió abandonar el país para irse como escritor a Princeton. En la prensa se llegó a publicar titulares como “Murakami ha escapado de Japón”. Eso sí, temas como la segunda guerra mundial siguen apareciendo en sus libros. Incluso dice que “Antes, quería ser un escritor expatriado. Pero soy un escritor japonés. Esta es mi tierra y estas son mis raíces. No puedes escaparte de tu país”.

5. MURAKAMI REGENTABA UN CLUB DE JAZZ

Lo hizo desde que acabó la universidad hasta el año 1981, cuando fue capaz de subsistir gracias a sus novelas. Esta experiencia puede que haya contribuido en el papel negativo de la bebida en sus obras. Utiliza el alcohol como muestra de lo mezquino, de lo negativo y de lo maligno. Eso no quiere decir que él sea abstemio. Le encanta la cerveza, y la toma a menudo después de escribir o para fortalecerse en el deporte. Quizá es el aspecto más social lo que le hace sentirse mal. Una vez, dijo: “Cuando tuve el club, estaba detrás de la barra y era mi obligación entablar conversación con los clientes, pero yo no soy una persona muy habladora. Me juré a mí mismo que una vez hubiera acabado con aquello, jamás volvería a hablar con nadie con quien yo no quisiera”. Como resultado, no acepta aparecer en radio o televisión.
6. MURAKAMI SE LO DEBE TODO AL BASEBALL

El 1 de abril de 1978, Murakami estaba viendo un partido de baseball en el estadio Jingu, en Tokyo,  disputado entre los Yakult Swallows y los Hiroshima Carp. Un jugador americano de los Swallows, gave Hilton, bateó un home run. En ese instante, Murakami supo que iba a escribir una novela. “Era una sensación cálida. Aún puedo sentirla en mi corazón”. Empezó a trabajar esa noche en su primera novela, Kaze no uta o kike. Contiene muchos temas típicos de Murakami: hay animals, el héroe es un hombre joven, bastante aislado, lacónico y sin trabajo. Su novia tiene una gemela (a Murakami le gusta el doppelgängers, o doble fantasmagórico). Aparecen tanto comida como música occidental y el argumento es increiblemente simple pero desconcertantemente complejo. Pero escribir regentando un bar era bastante difícil, así que la obra está en cierto modo fragmentada, con saltos. El manuscrito sin publicar ganó una competición en la revista literaria Gunzo, pero a Murakami no le gusta mucho esta obra y no quería que se tradujera al inglés.
7. A MURAKAMI LE GUSTAN LOS GATOS

Su club de jazz se llamaba Peter Cat, y los gatos aparecen en muchas de sus historias, normalmente indicando que algo extraño está a punto de suceder. Por ejemplo, en Umibe no Kafuka aparece un pensionista llamado Nakata que después de un extraño accidente al final de la segunda guerra mundial, cae en comay desperta años después con la habilidad de comunicarse telepáticamente con los gatos.
8. A MURAKAMI LE GUSTA MUCHO LA MÚSICA

Muchos de los títulos de sus libros son referencias musicales: “Norwegian wood” es una canción de los Beatles, la canción “West of the Sun after a Nat King Cole” y “Dance Dance Dance” son canciones de los Beach Boys. En Umibe no Kafka, el héroe contacto con el espíritu cuando descubre una caja con vinilos en una biblioteca y suena el Archduke Trio de Beethoven. En 1973-nen no pinbōru, los estudiantes que ocupan la universidad escuchan cada día música clásica; los policias entran para desalojarlos mientras suena L’Estro armonico de Vivaldi a todo volumen. Se dice que Murakami tiene más de 7000 vinilos.
9. A MURAKAMI LE GUSTA MUCHÍSIMO CORRER
Uno de sus últimos libros, What I Talk About When I Talk About Running, se parece bastante a lo que podríamos llamar una autobiografía, aunque muchos opinan que Tokyo blues tiene bastante de su experiencia personal. En este extendido monólogo, Murakami habla de su vida a través del prisma del deporte. Empezó a correr cuando ya tenía 33 años para perder peso, ya que se había engordado tras abandonar el tabaco. En un año, ya corría su primera maratón. Su mejor tiempo en una maratón fue en la de Nueva York de 1991, que completó en 3 horas y 27 minutos. También ha participado en  triatlones. Su rutina diaria consiste en levantarse a las 4, escribir durante 4 horas y después correr 10 km.

10. MURAKAMI ES UN ROMÁNTICO

Sus protagonistas normalmente se transformar por uniones físicas con mujeres inusuales, bellas, muchas veces confundidas o misteriosas. Describe el amor con delicadeza, y sus héroes se dejan llevar por la pasión una vez que la mujer de su vida se les aparece. “Tengo que hablar contigo” le dice Toru a Naoko en Tokyo Blues “Tengo un millón de cosas que hablar contigo. Todo lo que quiero en el mundo eres tu. Quiero verte y hablar. Quiero que los dos empecemos todo desde el principio”. Pero en realidad nunca funciona. Las mujeres en el mundo de Murakami son muchas veces extremadamente frágiles. Suelen escribir cartas inconnexas a los protagonistas e incluso tienen intentos de suicidio o consiguer llevarlos a cabo a lo largo de la novela.
Murakami lleva casado desde el año 1971 con su esposa Yoko, aunque ha afirmado en alguna entrevista que era lo que tenía que hacer. “A diferencia de mi mujer, a mí no me gusta estar en compañía. He estado casado durante 37 años y en muchas ocasiones es como una batalla. Estoy acostumbrado a estar solo. Y soy feliz así.”


Lista traducida y adaptada por Iris Contreras: original.