Concurso (2): Un sueño hecho realidad

Título: Un sueño hecho realidad
Autor: Shinobi
Nota: ¡Recordad que los "Me gusta" al final de la entrada suman puntos y, si os gusta, tendrá así más posibilidades de ganar!

***

Llevaba soñando con ello prácticamente toda mi vida. De hecho, recordaba haber tenido ese sueño desde que tenía memoria: Japón. Después de muchos años planeando aquel deseoso viaje, después de haber imaginado mil y una veces cómo sería pasear por las calles de Tokyo en una noche fría y con nieve alrededor, después de desear poder visitar el Kodokan, el lugar del nacimiento del Judo mi estimado deporte; estaba contemplando las dulces nubes en el aire que vaticinaban mi ansiado destino, el aeropuerto de Narita. Unas nubes que sabía con certeza que no pertenecía a mi tierra, eran especiales, estaban en Asia.

Des de la ventanilla de mi asiento en el avión observaba un cielo azul intenso que anunciaba mi nueva aventura en el país del sol naciente.

Expectación, ante todo sentía ansias de poder tocar tierra y cumplir con mi destino. Mi mente volvió a imaginar. Ya no estaba en el avión, sino visitando la ciudad de Hiroshima y rememorando su historia. Luego, me dirigía hacia la estación y cogía el Shinkansen o tren bala para poder llegar a otro hermoso lugar de ese fantástico país. Pero una voz interrumpió mis pensamientos. Era el altavoz del avión.

“Señores pasajeros, abróchense los cinturones. El avión va a proceder a su aterrizaje dentro de unos minutos. Muchas gracias.”

Después lo repitió en japonés.

Me abroché el cinturón y dejé que mi mente volviese a divagar por los mares de la imaginación. Pero esta vez ya no imaginaba, sino que rememoraba todas las series anime que había visto, todos los doramas que había seguido y que había observado con detenimiento para poder imaginarme como seria vivir en Japón. Y ahora, por fin, después de mucho trabajo y esfuerzo, iba a cumplir mi sueño.

El avión comenzó a descender. Mi pulso se aceleró ante tal expectación que me aferre con fuerza al sillón del avión. Un aterrizaje de un Boeieng 747 sumado a la intensa sensación de estar a punto de realizar una de las grandes metas de tu vida era una mezcla interesante. Mientras descendía el avión, tenía la sensación de que el estomago me estaba subiendo. Y cuando finalmente sentí un gran choque y voté contra el asiento supe que había llegado: POR FIN ESTABA EN JAPÓN.

“Señoras y señores el aterrizaje se ha efectuado con éxito. Hagan el favor de recoger sus pertenencias y abandonen el avión por las salidas que nuestro personal les indique. Muchas gracias por haber volando y confiado en Japan Airlines y disfruten de su estancia en Japón.”

Era la dulce melodía que anunciaba el fin. El fin de un viaje, el inicio de una aventura. La aventura de mi vida, la aventura de visitar Japón.

Era de día, hacia un sol resplandeciente y solo se me ocurría una cosa, dar gracias de poder vivir aquella experiencia.

“Arigatou gozaimasu Nihon”.

0 comentarios:

Publicar un comentario